Breaking News
Loading...
sábado, 11 de octubre de 2014

La gota puede estar asociada con un aumento del riesgo de diabetes

Gota y Diaabets - Dennis Skley - Flickr
Un reciente estudio concluye que la gota pudiera incrementar el riesgo de padecer diabetes de tipo 2, especialmente entre las mujeres.

Los investigadores dieron seguimiento a más de 35.000 enfermos de gota en el Reino Unido y encontraron que las mujeres con gota eran un 71 por ciento más propensas a desarrollar diabetes que las personas sin gota. Para los hombres, el aumento del riesgo fue del 22 por ciento.

"La gota parece estar contribuyendo al riesgo de diabetes independientemente de otros factores como la obesidad", dijo el investigador principal, el doctor Hyon Choi, de la división de reumatología, alergias e inmunología del Hospital General de Massachusetts en Boston. 

La gota produce un intenso dolor e inflamación en las articulaciones individuales, con más frecuencia en los pies, especialmente en la articulación del dedo gordo del pie. Más de 3 millones de estadounidenses sufren de la enfermedad, los hombres más que las mujeres, según el Colegio Americano de Reumatología.

Como ya sabemos, las personas con gota tienen un exceso de ácido úrico en el cuerpo, que forma cristales en forma de aguja que se alojan en las articulaciones. 

La diabetes, caracterizada por niveles de azúcar en sangre, puede conducir a daño renal, enfermedades del corazón e incluso a amputaciones de miembros. Aclarar su relación con la gota "es esencial" según los autores del estudio. 

Distintos estudios sugieren que la gota aumenta el riesgo de diabetes, sin embargo el presente estudio tampoco puede probarlo. "La asociación parece clara, pero no se sabe por qué", dijo Choi. Choi especula que la inflamación de gota puede aumentar el riesgo de diabetes. Otros factores de riesgo comunes a ambas enfermedades - colesterol alto y presión arterial alta, por ejemplo - también pueden aumentar el riesgo, dijo. 

Los investigadores utilizaron datos de los registros de salud de pacientes adultos a partir de enero de 1995 a mayo de 2010 Se concentraron en alrededor de 35.000 personas con gota recién diagnosticada y los compararon con más de 137.000 personas sin esta condición. 

Para aislar la relación entre la gota y diabetes, los investigadores tuvieron en cuenta la edad, el sexo y especialmente el peso, ya que la obesidad es un factor de riesgo tanto para la gota como para la diabetes tipo 2. 

El estudio, publicado el 02 de octubre en la revista Annals of the Rheumatic Diseases, encontró que casi tres cuartas partes de los nuevos casos de gota se dieron entre hombres con una edad promedio de 61 años, mientras que en las mujeres la edad promedio fue de 68 años. 

Los investigadores encontraron que las probabilidades de desarrollar diabetes junto con la gota eran mucho más probables en las mujeres. Choi dijo que el riesgo absoluto de desarrollar diabetes en una mujer con gota es del 5 por ciento, mientras que en un hombre es del 3 por ciente. 

Las personas con gota tienden a beber más alcohol, tienen más problemas médicos, y suelen tomar esteroides y diuréticos con más frecuencia que las personas sin gota, señalaron los autores del estudio. 

Choi dijo que la mejor manera de reducir el riesgo de desarrollar gota o diabetes es controlar los factores de riesgo, como la presión arterial, el colesterol y el peso. 

El Dr. Spyros Mezitis, endocrinólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que este estudio puede hacer que los médicos sean más conscientes de la relación existente entre la gota y diabetes. 

"La pregunta para los médicos es si las personas con gota deben hacerse la prueba de diabetes y viceversa", dijo Mezitis. 

"Lo que este estudio nos dice es que si un paciente tiene gota, es necesario pensar que tiene un mayor riesgo de padecer diabetes", dijo. Esto puede ser independiente de otros factores normalmente asociados con la diabetes, tales como la obesidad y la presión arterial alta, añadió.

Fuente:

  • Hyon Choi, M.D., division of rheumatology, allergy, and immunology, Massachusetts General Hospital, Boston; Spyros Mezitis, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Oct. 2, 2014, Annals of the Rheumatic Diseases, online.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Toggle Footer