Breaking News
Loading...
sábado, 10 de noviembre de 2012

Gestión de la Gota: Guia 2012

Recientemente ha sido publicada la Guía 2012 para la Gestión de la Gota por el Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology, a partir de ahora ACR). El objetivo de la guía es desarrollar recomendaciones sistemáticas, tanto farmacológicas como no farmacológicas, para el tratamiento efectivo de la gota con un ratio aceptable de riesgo-beneficio. Para ello se centra en 4 dominios específicos:

1ª PARTE
  • Dominio 1: Terapias para la reducción del ácido úrico.
  • Dominio 2: Artritis gotosa crónica con manifestación de tofos.

2ª PARTE
  • Dominio 3: Gestión analgésica y anti-inflamatoria de la artritis gotosa aguda.
  • Dominio 4: Profilaxis farmacológica anti-inflamatoria de los ataques gota.
Para la elaboración de las recomendaciones, el ACR ha contado con la participación de un panel diverso de expertos a nivel internacional, desde reumatólogos y otros profesionales de la salud, pasando por subespecialistas, enfermeras, asistentes médicos y otros profesionales de la salud relacionados. Dado el interés de la guía y la solvencia de la institución que lo publica, vamos a recoger en los próximos artículos sus contenidos más interesantes.

Como introducción a la primera parte, recogemos en este artículo sus conclusiones:

  • Una terapia muy recomendada es la educación del paciente en aspectos como la dieta, el estilo de vida, los objetivos del tratamiento y la gestión de enfermedades relacionadas.
  • Se recomienda, como primer nivel de terapia para la reducción del ácido úrico, los inhibidores de la Xantina Oxidasa, ya sea Alopurinol o Febuxostat.
  • Los niveles séricos de ácido único deben reducirse suficientemente para empezar a experimentar mejoras duraderas en los signos y síntomas de la gota. La meta debe de estar en los 6 mg/dl como mínimo, siendo en ocasiones necesario reducirlo hasta los 5 mg/dl.
  • La dosis de alopurinol, al comienzo de un tratamiento, no debe de ser mayor de 100 mg/día, debiendo ser menor en el caso de enfermedad renal crónica. Posteriormente, se irá aumentando progresivamente pudiendo superar los 300 mg/día, incluso en pacientes con enfermedad renal crónica.
  • La primera vez que se suministra alopurinol es muy importante suspender el tratamiento ante cualquier síntoma extraño como fiebre o erupción cutánea. Aunque no es frecuente, existen casos de hipersensibilidad al alopurinol que pueden llegar a ser mortales.
  • Cuando, mediante un tratamiento con inhibidores de la Xantina Oxidasa (Alopurinol o Febuxostat), los niveles séricos de ácido úrico no alcanzan el objetivo (6 mg/dl - 5 mg/dl), puede ser apropiado combinar el tratamiento con medicamentos uricosúricos tales como el probenecid. Recordar que los medicamentos inhibidores de la Xantina Oxidasa disminuyen la producción de ácido úrico en el cuerpo, mientras que los medicamentos uricosúricos aumentan la excreción del ácido úrico en la orina.
  • La pegloticasa (nombre comercial Krystexxa) es apropiada para aquellos pacientes con gota refractaria crónica o para aquellos con intolerancia a los tratamientos habituales de disminución del ácido úrico, descritos anteriormente.

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Toggle Footer