Breaking News
Loading...
lunes, 28 de diciembre de 2009

Tipos de gota

16:41

Las manifestaciones clínicas de la gota dependen de la fase en que se encuentre la enfermedad y pueden dividirse en cuatro estadios generalmente consecutivos: hiperuricemia asintomática, artritis gotosa aguda, gota intercrítica y gota crónica tofácea.

1. Hiperuricemia asintomática

El ácido úrico está elevado, pero aún no se aprecian síntomas clínicos, es decir no se ha sufrido ningún ataque de gota.

2. Artritis gotosa aguda

gout_illustration_s1 En esta fase aparecen inflamación monoarticular (en una sola articulación) y dolor asociado. El inicio suele ser brusco y generalmente nocturno, cediendo en unos 5-10 días. Los factores desencadenantes son muy variados, podrían citarse una comida abundante rica en purinas, la ingestión de alcohol, la presencia de infecciones, traumatismos, estrés o la administración de algún fármaco, entre otros. Como localización típica de los cristales de urato cabe citar las articulaciones de los miembros inferiores como, por ejemplo, la articulación metatarsofalángica del dedo gordo del pie. gout_big_toe_s5Con menor frecuencia la deposición puede aparecer en tobillos y rodillas. En algunos pacientes, el ataque agudo de gota se acompaña de manifestaciones sistémicas como fiebre, leucocitosis y elevación de sedimentación eritrocitaria.

 

3. Gota intercrítica

Periodo asintomático (sin ataques de gota) comprendido entre el ataque agudo inicial y los ataques posteriores, que coexiste con un estado apreciable de hiperuricemia, es decir, valores séricos de ácido úrico muy elevados (>7 mg/dl). El fluido sinovial suele presentar cristales de ácido úrico. En la mayoría de los pacientes estos intervalos duran entre 6 meses y 2 años. Si no se recibe un tratamiento adecuado, estos periodos son cada vez más cortos, y los ataques siguientes, más severos y particulares.

4. Gota crónica tofácea

imageAparece en pacientes no tratados y se caracteriza por la presencia de precipitados de urato monosódico rodeados de una reacción granulomatosa, detectables clínicamente como tofos en cartílagos, tendones, tejidos blandos y, en particular, en el pabellón auricular, originando deformaciones, daño e incapacitación articular junto con dolor crónico y persistente. Los tofos más superficiales pueden fistulizarse al exterior, mostrando un material blanco compuesto por cristales de urato monosódico.

Se presentan como nódulos cubiertos por piel normal, eritematosa o amarillenta, correspondiente a los depósitos cristalinos que se transparentan. Inicialmente a la palpación son blandos pero durante su evolución pueden indurarse o ulcerarse con la eliminación de una sustancia yesosa o un material claro con hojuelas blanquecinas de ácido úrico. Hay imageformas inusuales de la enfermedad que pueden manifestarse con ampollas. Pueden ser solitarios o múltiples y su tamaño es variable entre 1 a 3 cm, a veces bilobulados y desplazables sobre planos profundos.

 

Los tofos son una manifestación tardía de la gota y se pueden desarrollar hasta 10 años después del inicio de la gota.

2 comentarios :

  1. ¿Cómo se quitan los tofos?

    ResponderEliminar
  2. La mayor parte de los tofos de las orejas, de las manos o de los pies se reduce lentamente cuando disminuye el valor de ácido úrico en sangre, pero puede ser necesario extirpar quirúrgicamente los tofos demasiado grandes.

    Alguna información más recogida de la SER (Sociedad Española de Reumatología): "En algunas personas con gota, además de tener ataques de inflamación de articulaciones, se forman unos nódulos más o menos duros, generalmente en codos, pero también alrededor de otras articulaciones. A estos nódulos se les conoce técnicamente como tofos, y consisten en una acumulación de cristales de ácido úrico puros. En ocasiones su color blanco se aprecia a través de la piel. Los tofos se pueden abrir a la piel y fistulizar, saliendo el material blanco a través de la fístula. No aparecen en pacientes adecuadamente tratados, y disminuyen hasta incluso desaparecer cuando se reducen los niveles de ácido úrico, de forma que la presencia de tofos suele indicar que la gota no está bien tratada, o que el diagnóstico fue muy tardío."

    De nuevo recordamos que no somos especialistas médicos si no pacientes bien informadas. La última palabra siempre la tendrá nuestro médico.

    Gracias por su confianza

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer