Breaking News
Loading...
martes, 6 de octubre de 2009

Remedio casero ante un ataque de gota

BURP (oops)-san paco martire-flickr Hoy compartimos un remedio casero que nos puede aliviar en el caso de que suframos un ataque de gota y no dispongamos de la medicación adecuada. Como siempre recordamos que nuestro objetivo como hiperuricémicos tiene que ser la prevención y no la cura; aún así todos somos factor de riesgo. Este remedio se basa en el bicarbonato de sodio.

Los beneficios de utilizar el bicarbonato sódico como cura de un ataque de gota son los siguientes:

  • Disuelve los cristales de ácido úrico.
  • Reduce el dolor.
  • Hace el ácido úrico más soluble y más sencillo de excretar a través de la orina.
  • Incrementa el volumen de fluido en el cuerpo lo que ayuda a los riñones a hacer su trabajo de una manera más efectiva.
  • Aumenta el PH de la orina lo que disminuye el riesgo de formación de cálculos de ácido úrico en los riñones.

El bicarbonato de sodio se vende en forma de polvo en cualquier establecimiento de alimentación o farmacia. Para prepararlo tan sólo tenemos que mezclar el bicarbonato de sodio en un vaso de agua y tomar el preparado. Los efectos son bastante rápidos aunque dependen de la intensidad del ataque.

Las instrucciones:

  • Cantidad de bicarbonato de sodio: 1/2 cucharada de café
  • Cantidad de agua: 33 cl (un vaso de agua)
  • Mezclar vigorosamente
  • Beber un vaso del preparado:
    • justo antes de irse a la cama
    • justo después de levantarse por la mañana
    • un vaso cada 2 ó 4 horas entre comidas
  • No tomar más de 4 cucharadas pequeñas de bicarbonato de sodio al día. Es decir, no más de 8 vasos al día.
  • Continuar con esta sistemática hasta que los síntomas desaparezcan

Los inconvenientes del consumo excesivo de bicarbonato de sodio:

  • Hay que reducir el consumo de sal porque, como su nombre indica, el bicarbonato de sodio contiene mucho sodio.
  • Si sufrimos de hipertensión no es recomendable utilizar este remedio, ya que el sodio aumenta la presión arterial (es como si aumentáramos nuestro consumo de sal). Si aún así queremos seguirlo, tenemos que controlar nuestra presión sanguínea. Si sube, debemos detener el proceso inmediatamente.
  • Retiene agua, lo que obliga al corazón, al hígado y a los riñones a trabajar por encima de sus posibilidades.
  • El mayor problema de un consumo excesivo de sodio es que sus efectos no aparecen de forma inmediata, sino con el paso del tiempo, por lo que conviene tomar precauciones desde la infancia. Asimismo, las personas fumadoras, quienes padecen diabetes u obesidad ven agravada cualquier disfunción de su organismo ante un consumo excesivo de sal.

En cualquier caso debemos de tomar estas instrucciones como un remedio de contingencia cuando no disponemos de nuestra medicación o no podemos acudir al médico. Ante un ataque de gota siempre deberemos visitar a nuestro médico e informarle de cualquier tratamiento que hayamos intentado seguir para paliar nuestros dolores.

Y recordar que si lo que queremos es evitar el sufrimiento y mejorar nuestra calidad de vida el mejor remedio es la prevención. Si no prevenimos y persisten los ataques de gota podemos causar daños irreparables en nuestro riñón y articulaciones (ver  La enfermedad gotosa en imágenes).

Artículos relacionados:

Enlaces interesantes:

1 comentarios:

  1. Voy a intentarlo! suena muy bien, este dolor me esta matando.

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer