Breaking News
Loading...
jueves, 1 de octubre de 2009

La enfermedad gotosa en imágenes

16:37
Tanto la definición de hiperuricemia como la de gota ya están perfectamente descritas en entradas anteriores y como suele decirse que una imagen vale más que mil palabras, quiero aportar mi pequeño granito de arena con una descripción más visual de lo que significa esta enfermedad.

Ya sabemos que la gota aparece por la elevación patológica de ácido úrico en la sangre, cuyo excedente se va depositando en el tejido en forma de cristales.




En el esquema mostrado más abajo, podemos ver como sería la evolución normal de la enfermedad gotosa primaria. Los factores genéticos ya están presentes en el nacimiento, aunque la sintomatología aparece con la llegada de una hiperuricemia, que en el sexo masculino aparece en la pubertad, mientras que en la mujer se presenta más tarde. Clínicamente la enfermedad se manifiesta por regla general entre los 30 y 50 años, y como decimos, en la mujer ésto ocurre con posterioridad. Mientras no se produzca una hiperuricemia prolongada, dicha enfermedad permanecerá asintomática. Por eso suele ocurrir que en estados de penuria o de escasez, esta enfermedad es difícil de encontrar, mientras que en periodos de prosperidad, aparece con frecuencia.
Después de años de recidivas o de repetición de cuadros de gota, y en caso de persistencia de la hiperuricemia, podemos ver como al final se forman depósitos de cristales de monourato sódico en las articulaciones y otros tejidos, denominados tofos, que representan la evidencia inequívoca de la existencia de una gota crónica o tofosa.




A menudo los tofos también se forman a nivel extraarticular, sobre todo sobre los ligamentos extensores de los dedos de las manos y de los pies, así como en el olécranon a nivel del codo, en el cartílago auricular y en el parénquima renal, como muestran las imágenes. En el riñón los cristales de urato suelen provocar nefropatía y nefrolitiasis o cálculos renales.





En la siguiente imagen podemos observar como en la articulación afectada se puede llegar a presentar una grave deformación con formaciones tofosas y parcialmente ulceradas.




De todas formas y por regla general, si mantenemos un tratamiento de por vida de forma adecuada, desaparecen no sólo las crisis agudas de gota, sino que también se evita la formación de nuevos depósitos de cristales de urato, y pronto se consigue la involución de los tofos ya constituidos, como queda reflejado en ésta última imagen.


Al referirnos al tratamiento, ya sabemos que puede ser únicamente dietético, aunque lo más habitual es que éste por sí sólo no sea suficiente, y si es así deberá conseguirse reducir el nivel de ácido úrico en suero mediante la ingesta diaria de fármacos que frenen la formación de éste. La meta es alcanzar una disminución de los niveles séricos de ácido úrico por debajo de 5 mg/100 ml.


Después de todo y para terminar, creo que es importante que nos quedemos con una frase ... "CON UN TRATAMIENTO ADECUADO LA GOTA PUEDE CONTROLARSE CASI SIEMPRE"

7 comentarios:

  1. Por favor como puedo evitar esto ,es mas,en el informe medico me sale esta palabra :hiperuricemia!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo primero de todo le recomendamos acudir a su médico para que le prescriba el tratamiento más adecuado para usted. La hiperuricemia es una enfermedad que puede tener relación con otros trastornos como la hipertensión, la hiperglucemia, la obesidad, etc... y es importante tratarla desde un punto de vista general para no errar en el tratamiento.

    También le recomendamos leer los artículos de nuestro blog para mantenerse informado sobre la enfermedad, seguro que le resulta de utilidad para su control. Puede suscribirse a los artículos y recibirlos en su email en esta dirección http://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=Hiperuricemia&loc=es_ES

    ResponderEliminar
  3. Excelente información, felicitaciones y gracias, siga adelante.
    Un abrazo.-
    Jaime

    ResponderEliminar
  4. bueno pido ayuda quiero saber si gota s manifiesta en la inchazon de la extremidad inferior; pues el paciente alude desnutrición no severa. Además la canilla esta hinchada como un globo, el líquido aparenta ser agua que decición debo tomar.

    ResponderEliminar
  5. No damos diagnóstico para la toma de decisiones, lo que sí podemos ofrecerle es cierta información que le pueda ser de ayuda en su diagnóstico:
    - la gota se manifiesta en las articulaciones (del dedo, del tobillo, de la rodilla, del codo...). Usted comenta que lo que se encuentra hinchado es la zona de la tibia que no es una articulación.
    - el hinchazón por gota es debido a la inflamación de la articulación y no a una acumulación de líquido
    - el único diagnóstico fiable de la gota es un análisis del líquido sinovial

    Esperamos que esta información le sea de ayuda.

    ResponderEliminar
  6. las deformidades desaparecen? o como desaparecerlas?

    ResponderEliminar
  7. Estimado lector, reproducimos un extracto de unos de nuestros artículos en el que se contesta a la duda de si los tofos y las deformidades pueden llegar a desaparecer. La respuesta es que sí, a continuación la explicación:

    Aunque los ataques de gota son los que ponen de manifiesto el depósito de cristales de urato y requieren un tratamiento más imperioso, la eliminación de los cristales de UMS es el objetivo principal del tratamiento de la gota. Hace ya muchos años se observó que los tofos desaparecían y también los ataques de gota tras una disminución suficientemente prolongada de la uricemia(10). Estudios recientes han confirmado la desaparición de cristales de UMS del líquido sinovial de las articulaciones afectadas por gota tras un tratamiento hipouricemiante de suficiente duración(1,11). Se ha demostrado que una disminución de la uricemia por debajo de 6 mg/dl puede ser suficiente para disolver los cristales de UMS, pero reducción a valores menores resultan en una disolución mas rápida del tamaño de los tofos(12), y sin duda del resto de depósitos de cristales. El objetivo del tratamiento hipouricemiante debe ser reducir los niveles de uricemia por debajo de al menos 5mg/dl con objeto de asegurar una disolución de cristales razonablemente rápida. Niveles inferiores de uricemia resultan todavía más favorables. El tiempo total requerido para disolver los cristales no está bien definido, pero en un estudio se correlacionó bien con la duración total de la gota; así, en 10 pacientes con gota de hasta 10 años de duración, los cristales habían desaparecido de la articulación estudiada en 9 de los pacientes al año de tratamiento hipouricemiante, aunque en este estudio los niveles de uricemia fueron en general cercanos a 4 mg/dl(1)

    Puede leer el artículo completo en la siguiente dirección: http://www.hiperuricemia.es/2010/03/hiperuricemia-y-gota-articulos-medicos.html

    ResponderEliminar

 
Toggle Footer